El crecimiento de la deuda pública

El Banco de España nos alerta de que el saldo de la deuda de las Administraciones Públicas españolas, medido según el Protocolo de Déficit Excesivo, superó el billón de euros a finales del pasado mes de junio. No es algo que haya sucedido repentinamente, sino el resultado de acumular el desequilibrio de las cuentas públicas de los últimos ocho años. Tampoco parece que estemos cerca de revertir el insostenible crecimiento de la deuda de las Administraciones. El problema es que en algún momento habrá que empezar a devolverla, salvo que España quiera seguir el ejemplo de Argentina. Entretanto, el gasto por intereses exige una proporción de gasto público cada vez mayor y hace más difícil y doloroso el inevitable ajuste presupuestario que hasta ahora se ha querido evitar.

Pero el déficit y la deuda de las Administraciones Públicas no solo tiene consecuencias sobre el presupuesto público: influye –y mucho- en el acceso de las empresas al crédito y en el coste del mismo.

Os dejo aquí algunas cifras que invitan a considerar el déficit y la deuda desde otra perspectiva:

  • El pasado mes de junio, la deuda de las Administraciones Públicas prácticamente alcanzó el saldo de la deuda total de las empresas no financieras residentes en España (ver gráfico)
  • En los últimos 30 meses la deuda de las Administraciones Públicas creció en 283.473 millones de euros. En el mismo período, la financiación a las empresas no financieras se redujo en 219.107 millones de euros.

Alguno pensará que lo mismo da que la deuda sea de los gobiernos o de las empresas. Pero no da lo mismo porque la contrapartida de la deuda de unos y otros no es la misma. La deuda pública financia fundamentalmente gasto corriente, mientras que la de las empresas financia fundamentalmente inversión.

Y, por si alguien lo ha olvidado, el empleo lo crean esas empresas cuya financiación se ha reducido en dos años y medio en una cifra equivalente al 20% del PIB.

 

Captura de pantalla 2014-08-14 a la(s) 23.45.29

El peligroso crecimiento de la deuda pública

Según el Banco de España la deuda de las Administraciones Públicas alcanzó el pasado mes de noviembre la cifra de 952.014 millones de euros. Eso son 119.717 millones de euros más que en el mismo mes del año anterior. En los últimos seis años, desde noviembre de 2007, la deuda pública ha crecido nada menos que 569.417 millones de euros, a una media de 94.903 millones de euros cada año. Es lo que tiene postergar la corrección del déficit público. Se intenta evitar la reducción del gasto público para salvaguardar las políticas sociales y se termina dedicando una parte cada vez más importante del presupuesto público a pagar los intereses de la deuda adquirida, o sea, al más estéril de los destinos del gasto público. Por el camino se suben los impuestos, con la consiguiente merma de la capacidad adquisitiva de los ciudadanos a quienes se quiere evitar el mal trago de los recortes. Y por si fuera poco, el endeudamiento sin límite de las Administraciones Públicas restringe severamente la capacidad de financiación de las empresas y por tanto de la inversión y del empleo, lo que contribuye a aumentar aún más el gasto por desempleo y a reducir los ingresos procedentes de los impuestos y de las cotizaciones a la Seguridad Social.

Captura de pantalla 2014-02-10 a la(s) 20.01.47